Mona Lisa with Rhino

del 04/11/2016 al 16/11/2016

La muestra reúne piezas de las series más representativas en la trayectoria del internacional artista gallego Lino Lago, tales como “Víctima”, “Pintura sobre pintura”, “Atentados”, “Situaciones” y “Pinturas comentadas”. El eclecticismo es un adjetivo inherente a la obra de Lino Lago, de ahí que sus exposiciones siempre sean muy variadas estilísticamente, pues algo que rechaza Lago es la monotonía. Sin embargo, ideológicamente se podría definir su pintura como unitaria y absolutamente coherente, puesto que todo nace de una crítica y un compromiso con la realidad actual. Sus obras presentan una magnífica factura técnica, pero el artista va más allá de la pura estética -pues como él mismo afirma: “Saber plasmar la realidad no es, en absoluto, suficiente”- y busca la inspiración en la vida cotidiana para crear una pintura con una gran carga conceptual.

En las obras que conforman el trabajo que lleva por título “Víctima” Lago trata el tema de la injusticia y el sufrimiento innecesario de los animales. El artista redondelano hace hincapié en el “animalismo”, una corriente de pensamiento y acción que parte de entender que la relación que mantiene el ser humano con los animales en la sociedad actual es absolutamente abusiva, cruel e injusta. Para representar esta situación el artista juega con el tamaño, reduciendo a animales como rinocerontes, ranas y vacas a una mínima dimensión, mientras que somete a un “agigantamiento” metafórico a objetos artísticos cotidianos. En este caso, por tanto, el tamaño sí importa para Lago, y con esos juegos de escala consigue crear unas obras bellas y sugerentes.

En la serie “Pintura sobre pintura” y “Atentados”, en un acto de “desacralización” de obras icónicas de la historia del arte, se atreve a intervenir cuadros de grandes maestros, como el “Retrato de Felipe IV” de Velázquez, “La Gioconda” de Leonardo da Vinci, el “Retrato de Maddalena Doni” de Rafael, o “La gran Odalisca” de Ingres, con pinceladas expresionistas que parecen nacer del caos y el azar, y que contrastan de manera radical con el hiperrealismo de los retratos que Lago reproduce y mimetiza de forma sorprendente. Lo curioso de su discurso es esa dicotomía: por un lado pinta como un clásico y por otro arroja pintura sobre esa misma pintura que ha reproducido -de ahí el nombre de la serie “pintura sobre pintura”- de un modo absolutamente moderno y contemporáneo.

En el resto de series nos encontramos con unas piezas en las que, al igual que las anteriores, el humor gráfico es decisivo y parecen cuestionarse a sí mismas en una especie de arrepentimiento para dar paso a algo diferente, pues como sostiene Lago: “En todas mis obras las imágenes más caducas o estándar no se creen a sí mismas y dejan entrar a “otra cosa diferente"”. Imágenes radicalmente abstractas se superponen a pinturas decimonónicas, otras presentan un cierto aspecto de carteles publicitarios con textos intrusivos que conviven con imágenes clásicas, y también, en lo que parece un acto de democratización de los objetos, nos encontramos en una misma obra la cabeza del Felipe II de Velázquez junto con el Pato Donald de Disney.



Lino Lago (Redondela, 1973), se ha formado en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid y reside desde hace varios años en Vilnius (Lituania). Ha recibido destacados premios, como una mención de honor en el Museo Thyssen de Madrid en el certamen de pintura organizado por la “Fundación de las Artes y los Artistas” de Barcelona o la mención de honor en el “XXIV Premio BMW de Pintura”. Su trabajo ha sido expuesto en destacados espacios como la Casa de Galicia en Madrid, el Flint Institute de Michigan o la destacada George Adams Gallery de Nueva York. También ha participado en importantes ferias como Arco, Art Miami o Art Fair “SH Contemporary 09″ de Shangai, y su obra forma parte de reconocidas colecciones públicas y privadas tanto a nivel nacional como internacional.